Razones por las que no debes tomar cítricos para cenar

¿Te gustaría tomar cítricos para cenar, pero no tienes claro si es adecuado? No te preocupes, te contamos todo lo que necesitas saber al respecto a continuación.

Cítricos para cenar, ¿son recomendables?

Cenar de forma saludable te garantiza terminar el día con el aporte nutricional más recomendable e incluso mejorar la calidad de tu sueño. Quizá has pensado en alguna ocasión en comer naranjas por la noche y es posible que no hayas repetido la experiencia debido a síntomas como:

  • La acidez, el ardor y la pesadez estomacal.
  • El insomnio.
  • Un malestar generalizado sin causa concreta.

Si quieres saber por qué se produce todo esto en tu organismo, a pesar de tratarse de un grupo de frutas de lo más recomendable, toma nota de la siguiente información.

¿Qué sucede en tu organismo durante la noche?

Que va equilibrando su funcionamiento, como si se tratase de un mantenimiento de todo lo que debe funcionar correctamente al día siguiente.  Además, cenar cítricos contribuye a:

  • Realizar una digestión más pesada. Su acidez combinada con la acción de los jugos gástricos conlleva que tu aparato digestivo haga un sobresfuerzo.
  • La tiroxina que contienen los cítricos es un aminoácido precursor de las dopaminas y las catelocaminas. Es decir, que provocan que tu cerebro y tu cuerpo se activen. Lo de tomar cítricos por la mañana es una idea excelente para afrontar el día con energía. Hacerlo por la noche produce el mismo efecto, lo que te garantiza el insomnio.
  • La alta cantidad de fructosa de los cítricos es la encargada de su agradable sabor y de que tu metabolismo no pueda hacer su trabajo correctamente durante la noche. La subida de los niveles de glucosa en la sangre termina por animarte a seguir comiendo tras la cena, lo que se traduce en un aumento de peso a la larga.

A los síntomas arriba indicados has de sumarle la de otros de índole digestiva como la diarrea o intensos dolores de estómago.

¿Hay alguna alternativa para sustituir los cítricos?

Sí, debes elegir frutas bajas en fructosa y más digestivas. La manzana, la pera y el melón son tres opciones fantásticas que te ayudarán a evitar los problemas arriba indicados. Una simple ensalada de lechuga te ayudará a dormir mejor. Otras opciones como una tortilla francesa, un poco de queso fresco o un lácteo son también opciones a tener en cuenta.

Otros alimentos no recomendables para la cena

No se recomiendan el resto de las frutas no mencionadas en el apartado anterior, las verduras, la carne roja, las legumbres, los embutidos, los fritos, las legumbres y el arroz. Se trata de no abusar de los carbohidratos, ya que podrían convertirse en grasa y alterar de manera importante y decisiva tu peso corporal.

Esperamos haberte aclarado los motivos por los que los cítricos para cenar no son una buena idea. Seguro que ahora tienes los recursos necesarios para cenar correctamente y sin miedo a las posibles consecuencias de tomarte una naranja o una mandarina en la última comida del día.

Deja un comentario