¿Practicas yoga en casa? Trucos para mantenerte motivado

La práctica del yoga en casa presenta múltiples beneficios tanto para el cuerpo como la mente. Sin embargo, comprometerse a hacer ejercicio en casa tiene tanto ventajas como inconvenientes. Por una parte, resulta mucho más económico y requiere menos esfuerzo que ir al gimnasio. Pero también puede que la motivación falle y fracasemos en el intento de hacer ejercicio en casa de manera regular.

Secretos para ser constante al practicar yoga en casa

¿Sabías que el yoga presenta un sinfín de beneficios para la gestión del estrés y la mejora de la flexibilidad y fuerza? Se trata de una actividad perfecta para hacer en la comodidad de tu hogar. No molestarás a los vecinos, podrás ponerte tu propio horario y, además, tienes muchos recursos para aprender nuevas rutinas desde casa.

Veamos con más detalle qué factores debemos tener en cuenta para conseguir la mejor motivación para practicar yoga.

1. ¡Planifica!

No es lo mismo decir “voy a hacer yoga una vez a la semana” que coger la agenda y apuntar exactamente los días y los minutos que le vas a dedicar. Un consejo muy útil es comprometerte a estar en la esterilla un mínimo de 8 minutos (¡los minutos los decides tú!). Para experimentar los beneficios del yoga de forma regular no hace falta que sea una sesión especialmente larga. La clave está en la constancia.

Así pues, haz un pacto contigo mismo para desconectar y respirar durante unos minutos al día: favorecerá un cuerpo y mente saludables a medio y largo plazo.

2. Estrena ropa y material nuevos

No tienes por qué invertir demasiado dinero en ello, pero comprar algo de ropa de yoga nueva y una esterilla de mejor calidad fomentarán tu motivación para la practica diaria. Los amantes de yoga más purista probablemente no estén de acuerdo en este punto… pero sabemos que verse bien, al final, ayuda a que pases más tiempo en la esterilla.

3. Cambia de ubicación

Puedes buscar otro rincón o hacer el que ya tienes más acogedor. Con un poco de incienso, unas plantas frondosas de hoja verde, música relajante… ¡verás como tu inspiración aumenta! Por otra parte, puedes salirte de la rutina del hogar y elegir un día para hacer yoga al aire libre. Respirar aire puro es siempre un valor añadido.

4. Apúntate a nuevos retos

Es indiscutible que una rutina monótona hace que abandonemos cualquier propósito. Por ello, es necesario que te propongas nuevos retos como, por ejemplo, practicar un estilo de yoga diferente. Te proponemos probar el Yin yoga, el yoga aéreo (para esto deberás buscar un estudio especializado) o Kundalini yoga.

Empieza por las posturas más básicas para ir incrementado su dificultad a medida que avances en el entrenamiento. Las posturas más complicadas pueden suponer un nuevo reto que harán que no abandones tan beneficiosa práctica.

En definitiva, practicar yoga en casa tiene multitud de beneficios tanto para el cuerpo como para la salud mental. Además, te ayudará en gran medida a aumentar tu autoestima y a vencer esa sensación de apatía que algunos días nos invade.

Deja un comentario