¿Es mejor comer antes o después de entrenar?

La práctica deportiva es uno de los hábitos más saludables que existen. Sin embargo, no basta solo con el ejercicio, sino que debemos complementarla con una alimentación que nos aporte la energía que necesitamos y potencie los resultados. Para ayudarte con esto, en este artículo damos respuesta a la eterna pregunta, ¿es mejor comer antes o después de entrenar?

El mejor momento para comer si vamos a entrenar

Como ya te imaginarás, todo dependerá de lo que deseas conseguir. En términos generales, hay dos grandes tendencias: las personas que hacen ejercicio para quemar grasa y bajar de peso, y quienes lo practican para generar músculo. Cada disciplina tiene su propia preferencia, pero hay unas líneas generales que sí podemos trazar.

Comer antes de entrenar

El principal beneficio asociado a esto es el aumento de la masa muscular. Esto sucede sobre todo si los alimentos incluyen hidratos de carbono, que dan energía al cuerpo, y proteínas, que ayudan a construir músculo. Sin embargo, si sientes pesadez en el estómago, te costará más el ejercicio y puede que sientas dolores de barriga.

Comer después de entrenar

Cuando hemos terminado nuestra rutina, podemos tomar algo de comida para recuperar los niveles de glucógeno en los músculos, así como para evitar lesiones musculares. Por el contrario, comer después de entrenar no es la opción más indicada si lo que buscas es ganar de peso, ya que la «ventana metabólica» que se abre tras el ejercicio te lo impedirá.

Alimentación y ejercicio: comer antes o después de entrenar

Teniendo en cuenta lo anterior, te recomendamos comer antes de entrenar. Eso sí, no debe ser inmediatamente antes, sino con unas 2 horas de antelación. De esta forma, evitarás que la digestión te impida ejercitarte. No solo es útil por lo que ya te hemos comentado, sino también porque tendrás los aminoácidos necesarios para el esfuerzo que vas a realizar.

No olvides que no se basa solo en comer, sino que debes escoger bien los alimentos. Ten en cuenta que los alimentos deberán ser más digeribles mientras más cerca esté la hora del entrenamiento. Para que tengas todo más claro, vamos a explicarte aquellos nutrientes que necesitas y en qué productos puedes encontrarlos.

– Proteínas: huevos duros, yogur (te aconsejamos el griego), queso o atún.

– Carbohidratos complejos: se encuentran en la avena, el pan integral, el arroz o las patatas.

A su vez, puedes consumir también un batido de proteínas. Las cantidades dependerán de ti, pero recuerda que el estómago no debe llenarse del todo. Se trata solo de saciar el hambre y aportar los nutrientes que el cuerpo vaya a necesitar para el ejercicio. Recuerda, igualmente, que el azúcar de baja calidad aporta bastante energía, pero esta dura muy poco.

En definitiva, ¿cuándo debo comer?

Como has podido ver, te corresponde a ti decidir si comer antes o después de entrenar. Nuestra recomendación es hacerlo previamente, aunque todo dependerá de tu rutina de entrenamiento y el tiempo que tengas. Recuerda que alimentación y ejercicio son igual de importantes para ver los resultados que deseamos en el cuerpo, por lo que sugerimos que contactes con nosotros. ¡Te esperamos!

Deja un comentario