¿Es buena la cafeína para hacer ejercicio?

Tomar cafeína para hacer ejercicio parece ser, para algunos, una interesante manera de recuperar la motivación y mejorar el rendimiento, pero ¿es o no aconsejable hacerlo?

Cafeína para hacer ejercicio

Has de saber cuáles son las consecuencias de tomar café para hacer deporte a corto plazo para decidir si quieres probar sus efectos:

  • Mejora la adaptabilidad de tu sistema nervioso al entrenamiento.
  • Aumenta tu concentración y tu rendimiento cognitivo.
  • Estimula la quema de grasas convirtiéndolas en la fuente de energía durante la sesión.
  • Calma el dolor muscular y previene la aparición de las temidas agujetas.

Sin embargo, ¿es recomendable el consumo de bebidas con cafeína para cualquier persona que vaya a entrenar? Todo depende del tipo de deporte que practiques. Si practicas tenis, baloncesto, fútbol o deportes en los que hay periodos de actividad y descanso, es ideal.

Lo mismo sucede en entrenamientos de alta intensidad, actividades deportivas como el triatlón, el ciclismo o salir a correr. Para aprovechar al máximo los efectos de la cafeína, tu entrenamiento debería durar o superar los 60 minutos.

Beneficios de la cafeína

Es adecuado tomarla aproximadamente una hora antes de entrenar, ya que este el tiempo que tarda en hacer efecto y en alcanzar la máxima concentración en sangre durante las tres horas siguientes. Si vas a realizar una sesión doble de entrenamiento, debes tomarla antes y después acompañándola de hidratos de carbono. Así lograrás que los depósitos de glucógeno se recarguen para afrontar la segunda parte de la sesión de forma más fiable.

De practicar deportes de mayor duración, puedes tomarla durante el partido o entrenamiento en cuanto notes que el cansancio hace acto de presencia. Recuerda que lo más adecuado es tomar la cafeína siempre por la mañana y evitarla durante la tarde-noche para que no te produzca insomnio.

Además, no olvides que la cantidad que tomes es importante para lograr el efecto esperado. Lo recomendable es tomar unos tres o seis miligramos por kilogramo de peso.  Es imprescindible que tengas en cuenta que al hablar de cafeína nos referimos al café y no a otras bebidas que la llevan añadida en cuya composición se encuentra una elevada cantidad de glucosa.

Combinar deporte y estimulantes durante un tiempo determinado puede entenderse como una ayuda puntual en periodos donde necesitas aumentar el rendimiento. Convertirlo en una norma podría impedirte conocer cuáles son tus límites y ocultar la verdadera reacción de tu cuerpo. Nuestro consejo es que tengas en cuenta que lo normal es hacer deporte sin tener que tomar ningún suplemento y sin recurrir a una sustancia como la que se viene describiendo.

Concluimos, por lo tanto, que tomar cafeína para hacer ejercicio no afecta a tu salud y puede darte la energía que necesitas para afrontar tus entrenamientos más exigentes. Tomándola de forma ocasional puede ser una gran aliada. De convertirse en costumbre su ingesta, habría que valorar si tiene, o no, consecuencias para tu organismo a largo plazo. Apuesta por su versión más natural y evita otras variantes menos saludables y recomendables. 

 

Deja un comentario