El poder de las sentadillas

Realizar sentadillas eficaces te aporta muchos beneficios. Lo mejor es que puedes practicar esta actividad estrella de manera autónoma, es decir, sin la necesidad de acudir a un gimnasio o centro deportivo, debido a su sencillez.

Por qué hacer sentadillas eficaces

Las sentadillas no solo mejoran tu masa muscular, sino que requieres de muy poco espacio para realizarlas. Esto implica que puedes ejercitar un gran número de músculos sin la necesidad de requerir aparatos especiales. Lograrás también aumentar la densidad ósea, previniendo enfermedades típicas.

Cuando aprendes a hacer sentadillas correctamente estás adecuando tu cuerpo de tal manera que, al mismo tiempo que te ejercitas, ayudas a tu espalda a no sufrir lesiones cuando tienes que levantar un gran peso.

No hay edad para ejercitarte. Los especialistas médicos recomiendan que hagamos una actividad física diaria de, al menos, 30 minutos. Comienza con las sentadillas que puedas hacer y ve incrementando las repeticiones a medida que ganas resistencia. Irás notando los beneficios progresivamente cuando camines, percibiendo que te cansas menos.

La práctica reiterada de esta actividad física te hará ganar en agilidad y fortaleza, ya seas deportista o, simplemente, desees estar en forma. A través de ellas consigues mantener un mejor equilibrio, ayudándote a perder esos kilos de más e, incluso, moldear tu figura, especialmente en el área de los muslos y los glúteos.

Como puedes percibir, además de ahorrar en gimnasios también ahorras en tiempo, ya que las puedes practicar en tu hogar, en tu espacio de trabajo e, incluso, al aire libre. Puedes llevarlas a cabo de la manera más sencilla o estimulando otras zonas de tu cuerpo, con ayuda de pesas. Pero esto último es un ejercicio para deportistas más avanzados.

Cómo realizar correctamente esta ejercitación

Las sentadillas implican un trabajo de piernas muy efectivo que, además, te permiten activar los músculos de la cadera, los tobillos y las rodillas. Al mismo tiempo, como te obliga a mantener tu espalda recta, te permite mejorar la postura, recordándote cómo debes sentarte correctamente.

Para lograr una postura correcta, comienza por colocar tus pies en el suelo, a la medida de tus hombros. Contrae tus abdominales ligeramente y dirige tu mirada hacia adelante, con la cabeza recta.

Recuerda que los talones deben estar bien pegados en el suelo y tu espalda completamente recta. Las rodillas deben mirar hacia afuera, manteniéndolas ligeramente flexionadas. Como no es un ejercicio exclusivo de rodillas, deberás centrarte en dejar caer tu peso, como si fueses a sentarte, manteniendo la posición de la cabeza como te indicamos anteriormente y sin arquear la espalda en ningún momento.

Ten en cuenta que cuando realizas algún mínimo cambio postural, lo notarás durante cada sentadilla, en la carga muscular que se lleva a cabo. Revisa que estés cumpliendo perfectamente la posición que te indicamos para que puedas beneficiarte de este sencillo, pero eficaz, ejercicio.

Practicar las sentadillas eficaces te estimula física y psicológicamente, produciéndote bienestar en todos los sentidos. Si quieres aprender más métodos para estar en forma no dejes de visitar esta web. Tu salud es lo primero.

2 comentarios en «El poder de las sentadillas»

Deja un comentario