Muchas personas acuden al deporte como principal método para bajar de peso. Otras, sin embargo, deciden combinar el esfuerzo del deporte con una dieta equilibrada, algo que, sin duda, les proporciona mejores resultados cuando quieren bajar grasa y mejorar su salud general.

No obstante, es cierto que la gran mayoría experimenta algo que no espera, especialmente si no tiene mucha información previa: engordar en lugar de adelgazar cuando empieza con sus rutinas de ejercicio. Antes de que nos alarmemos, debemos decir que es totalmente normal. A continuación, explicamos el porqué.

¿Engordar en lugar de adelgazar haciendo ejercicio?

Como dijimos, sí, es posible y no solo eso: es una realidad. En Miguel Trainer tenemos una fácil explicación para esto. Cuando comenzamos a hacer una actividad física de manera continua, dependiendo del deporte que realicemos y de su intensidad, se pierde grasa; sin embargo, a su vez, se gana músculo, el cual pesa más que la grasa.

Algunos deportes que requieren un gran trabajo del músculo, como las pesas, hacen que engordemos, pero hay que recordar que no engordas de grasa, sino de musculatura. Esto quiere decir que aunque peses lo mismo o incluso más, tu figura será más atlética y, por lo tanto, te verás mejor.

Asimismo, mezclar una dieta equilibrada con la práctica de ejercicio intenso ayuda a reducir el riesgo de diabetes. Dado que contribuye a disminuir la concentración de azúcar en sangre, mejora la salud cardiovascular, aumenta el colesterol bueno y disminuye la tensión arterial.

Entonces, ¿qué hacer para perder peso haciendo ejercicio?

Para perder peso mientras nos ejercitamos podemos realizar un refuerzo muscular con cardiotraining un mínimo de tres veces a la semana. Esta práctica acelera el metabolismo y quema grasa mientras estamos haciendo otras actividades o en reposo. Por otro lado, el cardio usa la grasa como energía, por lo que estaremos quemando de manera doble todo lo que sobra.

A esto debemos añadir una alimentación equilibrada que contenga verduras, frutas y proteínas sin olvidar seguir ciertas reglas como la eliminación del picoteo entre comidas. Recordemos que si somos hombres, debemos consumir unas 2500 calorías al día, 500 más que las mujeres. Si nuestra ingesta calórica es de más de 2500, la actividad física no será suficiente para que nuestro cuerpo actúe.

Es importante que sepas que realizar actividades deportivas no es sinónimo de comer más grasa y no engordar. La clave está en controlar la ingesta y dominar las ansias y las ganas. Una comida con mucha grasa paraliza completamente el proceso de pérdida de peso.

También debemos tener muy en cuenta que la báscula es solo una herramienta para conocer nuestro peso, pero no es el Santo Grial. Como explicamos, podemos pesar lo mismo o más y estar más saludables y con mejor figura si hemos eliminado grasa y ganado en músculo. Utilizar balanzas high-tech permite conocer numerosos valores más objetivos para lograr un seguimiento más real de nuestro cuerpo. Finalmente, los resultados dependerán de la constancia y la voluntad para lograrlos por nuestra parte.

Deja un comentario