Cómo disfrutar de cenas saludables y felices

Tu ritmo de vida actual te lleva a menudo a descuidar el momento de la cena. Esto deriva en problemas de sueño, sobrepeso, diabetes, problemas cardiovasculares… Por eso, hoy descubrirás cinco sencillas recomendaciones para que puedas mejorar tu salud y bienestar con cenas saludables.

Cinco consejos para cenar sano

Cenar sano no significa que conviertas este momento en el más importante del día, sino solo que lo hagas correctamente. Aquí van las claves para conseguirlo.

Adelantar el horario de la cena

Siempre que el trabajo o la familia no te lo impidan, intenta cenar entre las 19 y 21 horas. Aunque desgraciadamente en España no es lo habitual, si procuras hacer una comida de mediodía más ligera o no merendar, no tendrás problemas en adelantar el horario.

Incluye proteínas en el menú de la cena

Existe el falso mito de que hay que comer lo menos posible en la cena porque luego no vas a quemar la energía de estos alimentos. No es correcto. De hecho, esto puede afectar mucho más a tu metabolismo. Además, necesitas ciertos nutrientes para poder dormir bien.

Existen estudios científicos que demuestran que ingerir proteínas antes de acostarse favorece el crecimiento muscular. Por el contrario, consumir carbohidratos (pasta, arroz, azúcares…) no es recomendable, ya que a partir de las 19:00 horas los niveles de insulina descienden. Es decir, que no los convertirás en energía.

No obstante, tampoco pasa nada si incluyes una pequeña cantidad de hidratos de carbono, como una pizza casera o un sándwich (si no cenas muy tarde).

Incluye las vitaminas y minerales que no hayas tomado durante el día

Una dieta equilibrada es la base de una buena salud. Si a mediodía ya has comido carne, pescado u otros alimentos ricos en proteínas, decántate por ensaladas, verduras u hortalizas al vapor que sean digeribles para ti. También una crema de verduras sería una excelente idea. Por otra parte, es recomendable que la cantidad de la cena sea la mitad que la comida.

Olvídate de los alimentos procesados

Es un consejo que sirve para una comida a cualquier hora del día, pero más especialmente para la cena, ya que no quemarás la energía de la misma manera. Consume alimentos frescos, de temporada y destierra para siempre la comida preparada.

Es mejor que pierdas diez minutos todos los días para comprar algo fresco que hacer una compra grande llena de conservas. Y, si no tienes tiempo de cocinar, congela las sobras cuando hagas platos más grandes y tenlas a mano para una cena rápida, pero casera.

Cenas saludables en familia

Tu estado de ánimo también es fundamental para dormir bien y que tu metabolismo funcione correctamente. Intenta cenar en familia, aparta los reproches y reserva el buen humor para los tuyos. También es el momento ideal para hablar de lo bueno y malo que te ha sucedido durante el día. Contar con su opinión siempre es positivo.

Verás que incluyendo estos hábitos en tu vida diaria descubres cómo algo tan sencillo como las cenas saludables mejoran tu vida. ¡Combina estos consejos con un buen plan de entrenamiento adaptado a tus características y necesidades!

Deja un comentario